• La vulnerabilidad latente en estos días y los héroes que no hemos visto.

    El año ha comenzado con una señora con muy mala leche llamada Filomena, en estos días hemos podido comprobar con nuestros propios ojos la voracidad con la que llegó a Madrid y a otras partes de España, el destrozo que ha podido dejar en nuestras calles y en nuestra naturaleza, pero también la belleza de algo tan inerte.

    Desde que llegó a nuestra existencia Filomena, ha puesto todo patas arriba, la vulnerabilidad de la sociedad ha estado mucho más visible, otra vez la población se paralizó, los empleos volvieron a cerrar y los trabajos indispensables, fueron una vez más los más azotados por la situación.

    Una vez más un sector de la población más vulnerable, se llevó la parte más dura, tanto los usuarios como los trabajadores, tuvieron que poner todo su empeño para que todo saliera bien, para que su rutina no se alterara en ningún momento y para que todos tuvieran una situación de normalidad lo más parecida posible.

    Todos estos profesionales, los héroes que no hemos visto en estos días, han estado días incomunicados, haciendo turnos de días, poniendo todo su esfuerzo en la vida de todas las personas que estaban en dichos centros.

    No solo hablamos de instituciones, si no, de hospitales, de servicios de acogida de personas sin hogar, etc.

    Todos ellos han vuelto a demostrar que tenemos una humildad colosal, que nuestro trabajo es enteramente vocacional y que de verdad hasta en los momentos más complicados, ponemos todo nuestro ahínco para luchar por su calidad de vida y sus propios derechos.

    Pero queremos hacer una pregunta al aire.

     ¿Qué ha pasado con aquellas mediaciones que tendrían que haber recibido y más en momentos tan duros y desconocidos para las personas con sordoceguera?

    En estos momentos de desconocimiento, es cuando más falta hace nuestra intervención, debido a que necesitan una explicación de lo que está ocurriendo en su alrededor, así podremos controlar el sentimiento de incertidumbre y poder explicarle que está ocurriendo en ese momento. De esta forma podrá ser participe de la realidad.

    Pero la veracidad en estos momentos es completamente diferente, impidiéndonos realizar la intervención debido al aislamiento actual en todo el territorio.

    Seguiremos a la espera de poder volver a la normalidad y dar nuestros servicios además de poder estimular la comunicación a nuestros usuarios.

    Solo nos queda decir gracias a todos los profesionales que estos días están al pie del cañón. Nuestro trabajo es completamente indispensable.

  • Hablemos de las personas inmigrantes con discapacidad en España.

    En un 80 por ciento ha bajado la migración irregular en el país, según  autoridades del INM | TNH

    Hoy, desde ASOCEMAD, queremos dar visibilidad a un colectivo que está en doble vulnerabilidad; el de las personas inmigrantes con discapacidad en España. 

    Este colectivo, con su doble agravamiento, sigue siendo un colectivo fantasma para la sociedad, vemos de mucha importancia crear este artículo para que nos pongamos en contexto sobre lo que ocurre cuando llegan a España, de qué manera llegan, qué calidad de vida tienen y si tanto aquí, en España como en su país, pueden proporcionarles los servicios adecuados y necesarios, por último, hablar de las leyes que engloban a esta situación. 

    Una de las leyes principales y que representa la construcción del cuarto pilar del Estado de Bienestar, además de un logro de gran trascendencia debido a que supone una mejora en la calidad de vida de las personas dependientes, pero también de sus familiares y cuidadores; la ley que constituye todo ello es la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia, llamada genéricamente Ley de Dependencia.

    La población inmigrante en España ha estado en una expansión significativa desde el año 2000, la procedencia ha sido variable siendo el 34% de procedencia europea, el 35% latinoamericana, el 24% africana y el 7% del resto del mundo. 

    Estas inmigraciones se realizan por diferentes causas:

    • Los niveles de bienestar social en diferentes zonas y países del mundo. 
    • Los desajustes que existen en nuestro mercado laboral, siendo así dicho colectivo el que ocupa estos trabajos como: los sectores de agricultura, servicio doméstico, construcción y hostelería. 
    • Las oportunidades existentes en el país de acogida. 
    • El capital económico para viajar. 
    • El capital cultural para tomar conciencia de las oportunidades. 
    • El capital social, es decir, las redes sociales que dispongan para que el proceso migratorio llegue a buen puerto. 

    Pero, ¿y si parte de las personas que migran a otro país tienen algún tipo de discapacidad? 

    Es difícil llegar a un país que no conoces siendo inmigrante, es difícil aún siendo una persona normotípica, pero si nos ponemos a reflexionar sobre cómo es la vivencia de esa contexto en una persona con alguna discapacidad, por ejemplo, con sordoceguera, en esa situación las dificultades son todavía mayores, debido primordialmente a la falta de recursos que existen en sus países de procedencia, su nivel de comunicación puede ser bajo o nulo en muchos casos, eso crea una falta de seguridad consigo mismo y unas dificultades adaptativas y del entorno vivido. 

    En este tipo de casuísticas, el poder llegar a tener una autonomía en su vida diaria e instrumental, se considerará dependiendo del aprendizaje que haya tenido desde la infancia, pero su integración en el nuevo país será dificultosa, pero no peor que en el país de procedencia, es decir, se enfrenta a tener una doble vulnerabilidad a la hora de su integración social y laboral. 

    A parte, tenemos un gran conflicto para reflexionar, si en su país de nacimiento no han tenido servicios de atención a su discapacidad, ni han podido acceder a un seguimiento en atención temprana y de otros servicios que hayan facilitado su rehabilitación y atención en el momento adecuado, esto es una causa más que suficiente para querer realizar esa migración, por la falta de recursos que existe en su país de origen. Este conflicto lo que crea, es que vengan al país inmigrantes con grandes expectativas para poder tener los recursos adecuados y tener una calidad de vida, en la cual, en su país es inexistente, pero cuando llegan se encuentran que no están respaldados por ninguna ley, a no ser que estén de una manera legal. 

    No nos tenemos que olvidar que hay en muchas ocasiones en las cuales, la discapacidad de desarrolla en el país inmigrante debido a que ocupan los empleos de las 3P (precarios, peligrosos y penosos), los cuales hay más riesgo de que pueda producirse accidentes laborales, que conlleven a adquirir una discapacidad, que en los niveles de precariedad en los que trabajan, no tengan garantizado, si no tienen contrato, ni seguridad social, a poder tener una pensión o indemnización por accidente.

    Otra de las causalidades que pueden tener dichas migraciones son, que en muchas ocasiones debido al estrés y a las malas condiciones en las que realizan la migración, además, de los duelos que pueden experimentar en el proceso migratorio, pueden aparecer síndromes muy habituales como: el Síndrome de Ulises o síndrome del Inmigrante con Estrés Crónico y Múltiple, incluso puede aparecer un cuadro sintomatológico crónico que puede desembocar a un trastorno psiquiátrico permanente, el cual, necesita de una atención especializada y constante. 

    Hablemos de derechos humanos

    Día Internacional de los Derechos Humanos - El Derecho - Administrativo

    Cualquier persona inmigrante en España, en su situación irregular. puede encontrarse en una situación de vacío jurídico, y por lo tanto encontrar dificultades para acceder a recursos y servicios de atención básicos. 

    Para tener un mejor entendimiento en la materia tenemos que entender las leyes que engloban a dicho colectivo como son:

    • Los servicios de atención, valoración y diagnóstico de la discapacidad del ámbito público, así como los concertados con entidades privadas, no pueden ser usados por la población inmigrante con discapacidad a no ser que tengan residencia legal, tal y como queda dicho en la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los Extranjeros en España y su integración social. 
    • Toda persona inmigrante que no tenga residencia legal en España no puede acceder a los recursos especializados de atención sanitaria para personas con discapacidad, a no ser que sea en situaciones de contracción de una enfermedad grave o accidente, según queda reflejado en el Artículo 12 de la Ley Orgánica 4/2000 sobre Derecho a la Asistencia Sanitaria. Solo si tiene una inscripción en el Padrón podrá acceder, de acuerdo al Artículo 12.1, a la asistencia Sanitaria Básica. 
    • No podrán acceder a la valoración correspondiente para la obtención del certificado de reconocimiento de su discapacidad hasta que no hayan adquirido residencia legal, por lo tanto, no podrán ser reconocidas oficialmente como personas con discapacidad, según el Artículo 14 de la Ley Orgánica 4/2000, sobre Derecho a la Seguridad Social y a los Servicios Sociales
    • No podrán acceder a pensiones de carácter contributivo o no contributivo por invalidez, por lo tanto, el requisito de residencia es imprescindible para acceder a las prestaciones de la Seguridad Social, de conformidad de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración Social. 
    • Los menores de 18 años con discapacidad podrán acceder a las prestaciones sociales y sanitarias, aunque no tengan la residencia legal en el territorio español. Según el Artículo 12 de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración Social. 

    En conclusión, hemos podido comprobar que existe una gran problemática sobre este colectivo, tenemos que hacer eco de esta situación, reflexionar sobre la carencia de una cohesión entre países y qué es lo que prima más; si la economía o la humanidad. 

  • CUMPLIENDO SUEÑOS

    Todos los 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el objetivo principal que se quiere conseguir con esta conmemoración es promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo, así como concienciar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.

    ASOCEMAD, como Asociación de Sordoceguera de Madrid, es para nosotr@s muy importante rememorar como lo hacemos todos los días, lo fundamental que es el que no solo las personas con sordoceguera, si no, cualquier persona con discapacidad, tenga la jurisprudencia de tener una vida llena de oportunidades, situaciones en las cuales les aporte calidad de ser, de sentir y de deliberar sobre su propia vida.

    Por todo ello, trabajamos cada día en que todas las personas con discapacidad, pero en particular con personas con sordoceguera, puedan percibir todo lo que les tiene preparado el mundo para ellos, asistir a la transición de su propia vida y poder manifestar su alegría al mundo.

    En el día de hoy podemos dar la nueva noticia, de que Asocemad está avanzando notablemente, nuestra satisfacción es inmensa al poderos haceros participe de nuestro progreso, vamos a proporcionar el primer servicio de Mediación en Instituciones, esta mediación se va a realizar en una fundación de Madrid.

    Nos conmueve y enorgullece de la gran confianza que han aportado en nosotr@s para ser parte de un aumento y desarrollo en su independencia comunicativa y en sus propias vivencias, alcanzar un entendimiento de su propio yo y del mundo que le rodea.

    Importantes somos todos.

  • CORONAVIRUS Y SORDOCEGUERA, LA NUEVA BARRERA A LA MEDIACIÓN

    La actual crisis sanitaria derivada del covid está siendo patente en todos y cada uno de los estratos de la sociedad, siendo aún más acuciante y manifiesta en los colectivos más vulnerables, los cuales, ya en condiciones normales, se encontraban con barreras y dificultades para alcanzar un bienestar social y una óptima calidad de vida.

    En este contexto, las personas con sordoceguera  han sido unas de las más castigadas, debido a la ya paupérrima condición de los servicios asistenciales de la Comunidad de Madrid, ahora aún más limitados. Éstas, Desde el inicio de la pandemia, han visto reducido en grado sumo sus actividades, sus contactos sociales y su relación con el entorno. El confinamiento, al que todos hemos sido sometidos, para ellos ha sido indefectiblemente mucho más lesivo.  A las restricciones sensoriales se les ha añadido una infinitamente peor,  la falta de recursos humanos y materiales para atender y potenciar sus capacidades.

    Las barreras actuales de la mediación

    El papel del mediador es, entre otros, acercar la realidad a las personas con sordoceguera. Ellas, a través del contacto, te reconocen y conocen pero,  sobre todo, expresan sus necesidades, peticiones, sus deseos y sus frustraciones. Partiendo de esto, es fácil aventurar que, las medidas de seguridad y distanciamiento social actuales para mitigar el avance de la pandemia, son una nueva barrera para su interacción socioafectiva. El no poderse tocar y/o acercarse ha supuesto un nuevo reto para nosotros debido a la urgencia de reinventar la mediación comunicativa, cuyo objetivo último es que no pierdan la ayuda asistencial que se ha logrado.

    ¿Qué proponemos?

       Por todo esto, el trabajo de los  agentes sociales es luchar para que bajo ningún contexto o circunstancia externa,  se añadan dificultades a las que ya vienen intrínsecas a esta discapacidad, siendo una manera de hacerlo implantar un conocimiento a través de la formación; sobre el colectivo,  sobre las vías de comunicación y acceso al mundo para que, tanto en los centros educativos, ocupacionales y residencias como en el hogar, siempre haya alguien capaz de desarrollar una comunicación que les posibilite la capacidad de expresión y conocimiento tan necesarios para su día a día.

    Desde ASOCEMAD, estamos brindando, dentro de la Comunidad de Madrid, la posibilidad de formar a todos aquellos trabajadores de atención directa, a familiares y contactos cercanos de las personas con sordoceguera, de asistir a una formación online que les capacite para una buena comunicación bidireccional y, sobre todo, proporcionar las herramientas  para tratar con este colectivo y sus particularidades, consiguiendo de esta manera, no dejarles en un aislamiento aún más profundo.

    Entendemos que ninguna dificultad externa debería ser un obstáculo añadido para que se desarrollen y potencien las capacidades de los usuarios, que ninguna falta de conocimiento por parte de los profesionales de atención directa suponga un mayor aislamiento dentro de las instituciones y, por encima de todo, entendemos que como seres humanos con derechos, no podemos renunciar a brindarles la oportunidad, aportando todos los recursos posibles,  de beneficiarse del legítimo acceso a la información del entorno e igualdad de oportunidades.

            

  • ASOCEMAD

    Con la denominación de Asociación Sordoceguera Comunidad de Madrid ASOCEMAD , se constituye una entidad  sin ánimo de lucro, al amparo del artículo 22 CE, que se regirá por la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo reguladora del derecho de asociación y normas concordantes y las que en cada momento le sean aplicables y por los Estatutos vigentes.

    Fines.

    La Asociacion tiene como fines:

    • La atención y el apoyo a las personas con sordoceguera y a sus familias.
    • Fortalecer la red social de la asociación, dónde se pueda ir dando repuesta a las necesidades de los afectados.
    • Fomentar el conocimiento entre afectados, padres, asociaciones, profesionales e instituciones.
    • La consideración de la sordoceguera como una prioridad para su estudio en la salud pública.
    • Trabajar para la normalización de la sordoceguera a nivel educativo, laboral y social.
    • Crear un censo de personas con sordoceguera.
    • Fomento de los profesionales especializados: mediadores en sordoceguera y guías-interpretes para personas con sordoceguera.

    Actividades

    Para el cumplimiento de estos fines, se realizarán las siguientes actividades:

    • Formación a personas con sordoceguera, padres, voluntarios y profesionales
    • Impulsar investigaciones, estudios y trabajos para el tratamiento y atención de las personas con sordoceguera.
    • Incorporarse a confederaciones, federaciones, asociaciones y entidades dedicadas a fines similares.
    • En general, valerse de cualquier otro medio análogo al objeto de cumplir sus fines.

    Los beneficios eventualmente obtenidos por el desarrollo de estas actividades, se dedicarán a realizar otras de la misma naturaleza, conforme a los fines sociales.

     Domicilio social.

    La Asociación establece su domicilio social en: C/ Illescas, Nº 46, Piso 12-3 Localidad Madrid CP 28024

    Ámbito Territorial.

     El ámbito de actuación en el que se desarrollarán principalmente las actividades de la Asociación será el del territorio de la Comunidad de Madrid.